Cambistas: Un oficio de riesgo por la delincuencia

3.9.17 0 Comentarios A+ a-


Entre dólares y balas. No son ‘marcas’, no son ‘raqueteros’. Para la Policía, el reciente intento de asalto a un cambista del jirón Ocoña, ocurrido el último martes, se planificó luego de que la información sobre el movimiento de una fuerte suma de dinero saliera del propio entorno del agraviado.

Pero este no sería un hecho aislado, puesto que –según fuentes de la Policía Antirrobos– en la mayoría de los asaltos perpetrados en agravio de los dueños o empleados de casas de cambio se ha dado esta modalidad.
“Estos asaltos ocurren porque hay una ‘centrada’ (información). Alguien del entorno del dueño, ya sea un familiar o un mal trabajador, brinda información sobre los movimientos de dinero. Aquí no se puede decir que se trata de un asalto con la modalidad de ‘marca’ porque los asaltantes no tienen acceso a la oficina en la que está el dinero que se va a trasladar”, explicó un oficial.
Esto se ha dado en cuatro de los último atracos a cambistas del jirón Ocoña (ver recuadro). Ellos han sido interceptados por los delincuentes cuando caminaban al encuentro de sus clientes para hacer alguna transacción.
Es ante estos hechos que varios de los trabajadores del citado lugar han comenzado a contratar guardaespaldas a fin de ser resguardados cuando deben hacer recorridos cortos por las calles del Centro de Lima.
Precisamente, esta era la labor que cumplían los dos marinos que se enfrentaron a balazos a unos delincuentes en el Jirón de la Unión.Otro hecho que ha destacado la Policía especializada es que la delincuencia que tiene en la mira a cambistas ha optado por mudarse al Centro de Lima. La razón: ante el incremento de estos atracos, diversos municipios limeños han adoptado medidas para enfrentar este tipo de hechos delictivos (ver recuadro).
“Los delincuentes salen a cometer sus asaltos y saben que en el Centro de Lima no van a perder, pues hay varios puntos en los que se ejerce este comercio de manera informal”, explicó el oficial.
En la mayoría de los casos usan motocicletas ya que estas les permiten huir, incluso, tomando veredas, pasajes y hasta la vía exclusiva del Metropolitano, tal como ocurrió en el Jirón de la Unión.
El coronel José Garay, ex jefe de la Policía Antirrobos, señaló que, en los últimos ocho años, las bandas criminales impusieron el uso de motos en su accionar como una herramienta básica. “Estos vehículos menores le sirven al hampa para sacar ventaja en su fuga y para escapar de la Policía. Pueden sortear el tráfico, ir en sentido contrario, huir por calles estrechas. La moto para ellos es su mejor aliado lamentablemente”, manifestó.
De otro lado, la Policía informó que actualmente operan en la capital unas 15 bandas dedicadas a asaltar a cambistas. La mayoría proviene de La Victoria y el Callao.
Fuente: Perú21